Datos como el perfil del alumnado, sus necesidades, intereses y motivaciones, constituirán el fundamento a la hora de estructurar el diseño de las actividades, así como su programación dentro de una perspectiva que de coherencia a la acción.

Las vías que se utilizarán para organizar las actividades responderán a una metodología activa y significativa, en la que el alumno/a sea el protagonista de la acción, y los procesos de intervención procuren unos aprendizajes funcionales que lo ayuden en el desenvolvimiento de su vida diaria.

A lo largo de todo el proceso se enfatizará la utilidad práctica de los aprendizajes, de tal forma que fomentemos una acción productiva, útil y relevante respecto de las necesidades y características de los participantes.

Nos basamos en una metodología participativa, en la que la comunicación y la convivencia, posibiliten el descubrimiento del placer de compartir afinidades y proyectos con otros.

Si queremos que la comunidad escolar, y muy especialmente el alumnado, se implique en las actividades desarrolladas, debemos motivarlos previamente. Para ello generaremos dinámicas de comunicación y efectividad, y a través del diálogo y del ejemplo, todos los alumnos/as podrán compartir y vivir conjuntamente experiencias enriquecedoras. Así, apostamos por un concepto positivo de la actividad, que favorezca el desarrollo integral y la creatividad de nuestros hijos/as.

También se impulsará la participación de nuestro alumnado centrando la actividad en ellos, favoreciendo la puesta en escena de todas sus facultades para el logro de la comprensión plena de las metas perseguidas

El ocio, será utilizado como un instrumento valioso para ayudar a despertar la imaginación, la fantasía, la creatividad y también el sentido de la responsabilidad del niño/a.

De esta forma, nuestros monitores/as aplicarán técnicas pedagógicas, haciendo de la educación una labor de equipo, poniendo comprensión, respeto, cariño, autoridad, consejo, ayuda y, especialmente esfuerzo para conseguir los objetivos anteriormente mencionados.

En definitiva planteamos una acción que se basa en los siguientes principios metodológicos: Actividad, Funcionalidad, Adecuación al alumnado, Comunicación, Participación y Creatividad.